Televisión por cable: ¿cómo beneficia a tu establecimiento?

20 enero, 2015

La televisión por cable tiene un origen bastante lejano. En Estados Unidos, en los años 40, se montan las primeras redes, que permiten enviar una señal, recibida previamente por antena, a los vecinos, que lo pueden ver sin tener ellos antenas. Desde entonces, han cambiado mucho las cosas. La televisión por cable actual tiene similar origen, pero pocas similitudes con aquélla.

La televisión por cable, un valor añadido en la hostelería

Básicamente, la televisión por cable es un sistema que funciona previa suscripción del cliente, mediante transmisión por señales de radiofrecuencia que llegan a los televisores a través de redes de cable coaxial o de fibra óptica.

Prescinde de antenas, porque la señal ya no llega a través de ondas de radio, sino que se distribuye por cableado previamente instalado. Obviamente, la zona debe estar cubierta por un operador determinado, que se ocupará de instalar la acometida desde la red de distribución hasta el domicilio o local.

La televisión por cable proporciona a los usuarios ventajas evidentes respecto a la televisión tradicional. La primera, posibilitar un servicio más personalizado. Se disponen de servicios y contenidos que el cliente desea utilizar, cientos de canales de televisión estándar y alta definición, sin depender de una emisión concreta a través de la televisión abierta tradicional.

Otra ventaja evidente de los servicios audiovisuales proporcionados por televisión por cable es su enorme mejora de calidad. La calidad digital no solo supone una mejora la imagen, sino que fortalece la señal contra el ruido.

Las emisiones resultan inmunes a interferencias y tienen retardos mínimos. La recepción de los canales es siempre nítida, sin perder la señal por inclemencias del tiempo o por obstáculos externos.

Además, la televisión por cable, unida a la fibra óptica, permite agrupar diferentes servicios. Con las mismas instalaciones, no solo disfrutas de servicios de TV, sino que se puede disponer de teléfono e Internet de banda ancha y alta velocidad.

Son alicientes suficientes para convencer al usuario doméstico de las ventajas de la televisión por cable, pero, además, los beneficios pueden incrementarse en muchos negocios.

En la hostelería aporta un evidente valor añadido, un gancho para atraer a clientes hacia los servicios prestados en el local. Eso lo han entendido hace mucho tiempo los hoteles, que ofrecen televisión por cable como un servicio extra para sus clientes.

Hablando de un bar, éste es un verdadero punto de reunión comunitario. No solo se sirven comidas o bebidas, sino que se establece una comunidad física con aficiones o intereses comunes. La televisión por cable, unida a otros avances tecnológicos, como la conexión Wi-Fi en alta velocidad, tiene un valor de atracción sobre esos clientes.

Fidelizar a un cliente resulta siempre más rentable que captar uno nuevo y en esa función la televisión por cable es una herramienta de primer orden, aparte de que las nuevas tecnologías proporcionan ventaja competitiva respecto a locales que no las tienen.

Los bares son negocios que permiten tener contacto diario muy estrecho con clientes habituales. Conocer sus gustos es el primer paso para saber qué les hace sentirse cómodos.

bar fútbol

Así, se quedarán más y en hostelería, aumentar la permanencia del cliente suele tener reflejo directo en los beneficios. Las enormes capacidades de personalización musical y visual que ofrece la televisión por cable ayudan a acertar en esos gustos.

Pero, sin duda, cuando hablamos de televisión por cable en hostelería, pensamos inmediatamente en los amantes del deporte. Indudablemente, acontecimientos deportivos trascendentes nacionales o internacionales, como Olimpiadas, carreras de coches o motos y, sobre todo los relacionados con el deporte rey, el fútbol, son acontecimientos con gran atractivo para ver en grupo y un factor de atracción primordial para los bares.

You must be logged in to post a comment Login

Comentarios